free
web stats


4 Fáciles Hechizos de Protección

Las malas energías, la envidia, el odio y el rencor, a pesar de que creamos que están distantes, siempre están a la vuelta de la esquina aguardando el momento para hacer frente a nosotros. Afortunadamente, la magia blanca cuenta con los hechizos de protección con los cuales, en solo un par de días, lograremos mantenernos al margen de todos estos.




En el mismo sentido, también te reseñaremos un par de hechizos para que te protejas de la influencia de otro conjuro que pudiese obrar sobre ti. Para que sean totalmente efectivos, deberás seguir cada una de las indicaciones que el día de hoy reseñaremos.



Hechizos de protección fáciles y sencillos

Conjuros de protección
Hechizos para la protección

Puesto que una de las prioridades de la magia blanca es proteger al ser que realiza el ritual, primero te reseñaremos un conjuro de protección personal para que no lidies más con los aspectos ilustrados al comienzo. En este orden de ideas, primero deberás reunir los siguientes objetos.


Materiales necesarios:

  • 1 fotografía tuya
  • 1 tazón de azúcar
  • 1 paño blanco
  • 1 cinta color blanco
  • 1 vela azul

Pasos a seguir:

  1. Toma el paño y extiéndelo sobre el lugar dispuesto a desarrollar el conjuro. Sobre el mismo, vas colocar tu fotografía y, seguidamente, tomando el tazón de azúcar entre tus manos, repetirás lo siguiente: “Protección perpetua”
  2. Inmediatamente después vas a verter un poco de azúcar sobre la foto; calcula, en este orden de ideas, que agregas un estimado de una cucharada sobre la misma. Hecho esto, vas a encender la vela al pie de ello y dejarás que se consuma en su totalidad.
  3. Para finalizar, vas doblar los extremos del paño y arroparás la foto con el azúcar dentro y atarás con firmeza a estos extremos con ayuda de la cinta blanca. Cuando lo hayas logrado, solo tendrás que colocarlo debajo de tu cama por 3 días y, luego de ese lapso, estarás completamente protegido por el poder del hechizo.
Puedes Leer sobre:  Como Hacer Una Limpieza Con Huevo

Hechizos para la protección del hogar

Como complemento el conjuro anterior, puedes intentar ahora un ritual de protección del hogar para aumentar la zona en que estás libre de los infortunios. Este funciona inmediatamente luego de finalizarlo y, para efectuarlo, solo necesitarás de lo siguiente.



Materiales necesarios:

  • 1 incienso de lavanda
  • 1 vela color blanco
  • 1 rama de romero
  • 1 cuenco

Pasos a seguir:

  1. Inicia el conjuro encendiendo el incienso y la vela en el centro del salón principal de tu hogar. Allí, te sentarás y procederás a encender el borde la rama de romero y luego repetirás lo siguiente: “Guía la energía celestial y libra este recinto de todo aquello que enajena”
  2. Seguidamente, vas a empezar a esparcir, sentado, el humo del romero por toda tu periferia; luego de hacerlo, te levantarás y lo esparcirás por cada una de tus habitaciones procurando repetir la sentencia cuando entres a estas.
  3. Cuando hayas finalizado con ello, regresarás al altar dispuesto y colocarás lo que resta de romero en el cuenco y dejarás que se consuma. Tan pronto como esto ocurra, estarás protegido de manera permanente de aquello que te pueda hacer daño en el hogar.

Hechizos de protección para la envidia

Para un caso más específico, ahora te reseñaremos un conjuro que te será de utilidad si crees que estás siendo, constantemente, presa de la envida de los demás. El siguiente ritual se materializa en tan solo 4 días y, para efectuarlo, solo basta los siguientes objetos.

Materiales necesarios:

  • 1 foto tuya pequeña
  • 1 bolsita color verde
  • 1 cristal de cuarzo pequeño
  • 30 gr de mirra
  • 1 vela color verde

Pasos a seguir:

  1. Toma la bolsita e introduce en la misma tu fotografía seguida de la cantidad estipulada de mirra. Luego de hacerlo, tomarás el cristal de cuarzo y repetirás una a una las siguientes palabras: “Concentra las energías del ser; aleja y repele la envidia que recaiga sobre mi cuerpo”
  2. Después de ello, vas a introducir el cuarzo en la bolsa y la sellarás con meticulosidad. Seguidamente, encenderás la vela al pie la misma y dejarás que esta se consume por completo.
  3. Para finalizar, la retirarás y la colocarás debajo de tu almohada por 3 noches; luego de estas, el ritual comenzará a surtir su efecto y, para que este se mantenga, no deberás separarte de la misma. Para ello, te recomendamos que la guardes en un cajón de tu closet, llevarla contigo en tu cartera o morral, dejarla sobre una mesa o cualquier otro sito donde sepas estará a salvo.
Puedes Leer sobre:  Baños para Quitar las Malas Energías

Hechizos de protección contra conjuros

Como hemos reseñado al comienzo, te traemos un ritual que te ayudará a protegerte de otros conjuros de magia blanca o negra que hayan lanzado sobre ti. Para desarrollarlo, solo bastará con reunir lo siguiente.

Materiales necesarios:

  • 1 foto tuya de cuerpo completo
  • 4 velas blancas
  • 4 velas azules
  • 1 tazón con sal marina

Cuando hayas hallado los materiales correspondientes, podrás empezar a realizar el ritual de protección de la siguiente manera.

Pasos a seguir:

  1. Toma el tazón de sal y dibuja una circunferencia de unos 60 centímetros de diámetro; dentro del mismo, vas a colocar las velas formando un cuadrilátero con las mismas alternando entre las blancas y las azules entre sí.
  2. Luego de ello, vas colocar en medio de todo esto tu fotografía y procederás a encender 7 velas. Cuando vayas a encender la octava vela, repetirás la siguiente locución: “Deshace lo que se ha hecho y protege a este ser contra lo que se haga”
  3. Después de esto, sí procederá a encender esta última vela y, cuando todas se hayan consumido, estarás protegido tanto para los hechizos que recientemente se han lanzado en contra tuya, como para los que se harán en el futuro.

De esta forma, en cada uno de los casos estarás protegido de cualquier tipo de desavenencia que te pueda ocurrir y, cuando estás se llegasen a presentar, no tendrás que temer por sus repercusiones. No debes olvidar, por último, seguir los pasos indicados como se han descrito y no suprimir o suplantar algún material pues, de hacerlo, no podrás beneficiarte de los hechizos correspondientes.